Hace años llegamos a estas hermosas tierras semiáridas del altiplano potosino, a Wirikuta, lugar donde terminó y comenzó todo, el antes y el ahora en el desierto, el antes y ahora en Wirikuta, sitio sagrado para el pueblo Wixrarika (huichol) y para nosotros, los muchos  otros también.

Lugar donde cada año el pueblo Wixrarika camina para recordarse  y mantener el equilibrio entre el mundo material y el espiritual, realizando ceremonias de ofrendas, donde la Ofrenda es una manera simbólica en la cual el hombre le devuelve a la madre tierra lo que ella le ha proporcionado, así pues nuestro trabajo se fundamenta en esta relación tanto para con la madre tierra como para con los seres que habitan en este lugar.

La  maravillosa oportunidad de vivir en este lugar,  nos llevo a adquirir el compromiso de respetar, cuidar y conservar a la Madre Tierra; el cómo es trabajando en y con las comunidades que habitan en este lugar, esta es nuestra ofrenda.

Desde el primer contacto con las comunidades nos dimos a la tarea de escuchar y tratar de entender sus problemáticas, sus necesidades, pero al paso de los años también aprendimos a respetar su forma de organización, su dinámica de vida, entendimos que ellos son y deben seguir siendo los dueños y creadores de su propia historia por lo tanto los únicos responsables en tomar sus propias decisiones.

Es aquí donde surge la idea de crear  una figura jurídica, que no “dé” o “lleve” simplemente recursos, sino que proporcione herramientas a las personas para que sean ellos quienes encuentren la solución a sus necesidades, que sea un facilitador, apoyándolos en hacer más fluidas, consistentes y útiles las actividades colectivas para que los procesos de identificación de problemas, búsqueda de alternativas o soluciones, toma de decisiones, etc. se den de la mejor forma y se fortalezca la integración y organización comunitaria.

Esta figura jurídica lleva por nombre:

Ofrenda, Restableciendo el Equilibrio” Asociación Civil.

Anuncios